Llegar hasta la Luna no es una tarea exenta de riesgos, pese a que los ingenieros que trabajaron en el programa Apolo hicieron lo posible por minimizar la cantidad de cosas que podían salir mal durante el viaje. Además de enfrentarse a los peligros típicos de mandar a alguien al espacio, los astronautas pasaron varios días encerrados en su módulo hasta llegar a su destino, aterrizaron en un lugar con un campo gravitatorio distinto, pasearon por la Luna confiando en que sus trajes no fallarían en ningún momento y volvieron a despegar desde la superficie de otro mundo… Para volver a entrar violentamente en la atmósfera terrestre.

Neil Armstrong, después de servir en la guerra de Corea como piloto, estudiar ingeniería aeronáutica, trabajar de piloto de pruebas y de astronauta, de profesor de universidad e incluso de visitar el polo norte con el explorador Sir Edmund Hillary, falleció por las complicaciones surgidas durante un bypass coronario arterial.

De este astronauta es la famosa frase que cambió el mundo que conocíamos hasta entonces: «Un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad».

Con esta obra, se acerca a los asistentes a los pormenores del viaje que supuso la llegada del ser humano a la Luna. Profundizaremos en leyendas sobre Selene, los viajes espaciales, el conocimiento de la superficie lunar y el futuro de las exploraciones por el Universo.



X